Fumar es un placer que sale muy caro


Todos conocemos casos dramáticos de personas que pese a haber recibido el aviso de su médico de que debe dejar de fumar, es incapaz de conseguirlo, con lo que su salud se agrava de forma irremediable e incluso le cuesta la vida.

Está claro que dejar de fumar no es algo que se puede hacer alegremente de la noche a la mañana, pese a ello se sigue repitiendo la frase: “Fulano necesita fuerza de voluntad para dejar el tabaco”, y nada más lejos de la realidad, puesto que la adicción a sustancias no es un hábito ni un vicio, sino un trastorno de tipo crónico.

La nicotina es una de las sustancias más adictivas que se conoce; actúa en el sistema nervioso central del fumador a la manera de sedante y estimulante al mismo tiempo, y provoca fuertes síntomas de abstinencia cuando el individuo deja de fumar, lo que explica que a la persona adicta no le resulte fácil abandonar el tabaco, incluso cuando sabe que este puede provocar varios tipos de cáncer y enfermedades bronquiales, úlcera de estómago, así como afecciones de tipo cardíaco y cerebrovascular, que impacta negativamente en su desempeño sexual y provoca mal aliento, daña la piel y afecta al sistema inmunológico, sin contar que se trata de una droga que no solo afecta a quien la consume, sino también a aquellos que rodean al fumador, sobre todo a los niños, quienes son especialmente vulnerables al daño que provoca el humo del tabaco.

Sin importar la edad que usted tenga o los años que lleve fumando, no espere a que el médico le diga que necesita dejar de fumar porque está en riesgo su vida: Busque ayuda profesional para dejar atrás esta adicción.

Los beneficios de dejar de fumar son casi inmediatos y tienen un impacto positivo en todo el organismo, que a medida que se va desintoxicando experimenta una mejoría de la presión arterial y la circulación sanguínea, bajan los niveles de monóxido de carbono en la sangre, aumenta el sentido del gusto y el olfato, se eleva el nivel de energía física, entre otros efectos, además de que disminuye el riesgo de una serie de enfermedades graves.

Si usted o un ser querido se ve reflejado en este artículo, llámenos al 305-883-5188 sin falta para concertar una cita: Recuerde que en el Mercy Behavioral Center estamos para ayudarle bajo el principio de privacidad y confidencialidad.

Imagen gratis desde Pexels.com

Tags: , , ,

Comments & Responses