La influencia de los padres


No es inexacto afirmar que todo niño entra emocionalmente al mundo que lo rodea de la mano de sus padres, y es a partir de esta relación y de la influencia que tendrán sobre él las creencias, los hábitos y el comportamiento de sus progenitores, que el hijo irá construyendo su personalidad y su punto de vista sobre las personas, circunstancias y situaciones que van a conformar su propia existencia. De todo ello se desprende que la calidad de la salud emocional de los niños dependerá en buena medida de sus relaciones con sus padres.
El niño que crece dentro de un medio en el que se siente seguro y amado tiene más posibilidades de lidiar con efectividad con los problemas que le presente su entorno.

 

Por el contrario, sentirse abandonado o maltratado no solo debilitará sus defensas psicológicas, sino que además provocará heridas psíquicas que afectarán su crecimiento emocional.

Muchas veces padres y madres que aman profundamente a sus hijos no saben cómo actuar en consecuencia, y cometen errores que tal vez ellos mismos sufrieron de sus padres, sin darse cuenta de que están perpetuando de forma inconsciente un patrón negativo en la relación padres-hijos.

Por ejemplo, los padres criticones y perfeccionistas que exigen mucho y reconocen poco los logros de los niños son tan nefastos como los que se van al otro extremo y se desentienden del desarrollo personal y estudiantil del hijo. Asimismo, los padres manipuladores que no respetan el espacio emocional del niño, que pretenden imponer sus propios sentimientos obviando lo que está sintiendo el pequeño, resultan tan dañinos como aquellos que se limitan a ignorar si el niño está feliz o deprimido.

No basta con que un padre o una madre trabaje arduamente para poder darle al niño todo cuanto este necesita: nada es más importante que el tiempo que los padres pasan con sus hijos, escuchándoles, ayudándoles a resolver una crisis, divirtiéndose juntos, llevando a cabo juntos pequeñas tareas dentro o fuera del hogar. Es de estas experiencias que los hijos sacarán enseñanzas, patrones de conducta y aliento en los malos momentos, y de todo ello se beneficiará su salud mental.

……………………………………………………………………………………………..
En Mercy Behavioral Center te ofrecemos servicios necesarios para tu recuperación, tales como terapia individual, familiar y de grupo, test de drogas, evaluación siquiátrica, referidos a grupos de apoyo en la comunidad y mucho más.
Nuestra misión es asistirte, brindarte apoyo para lograr tus objetivos y vivir una vida más sana y feliz.
Llámanos hoy para una cita al (305) 883-5188 y visítanos en nuestra página www.mercybc.com

Tags: ,

Comments & Responses