Las crisis personales y la salud mental


Llamamos crisis al estado momentáneo que sufre cualquier ser humano cuando no puede resolver una situación vital de la forma en la que está acostumbrado o a través de un método que supone que puede conducirlo al éxito, por lo que se desencadena un desequilibrio emocional pasajero.

Las crisis pueden llegar a través de un suceso inesperado o que se adelanta en el tiempo –como serían, en el primer caso, una catástrofe, y en el segundo, la muerte prematura de un ser querido–, y también forman parte del crecimiento, las relaciones íntimas y el desarrollo profesional, y lo que las diferencia de otras situaciones cotidianas es que son percibidas como una amenaza decisiva al bienestar del individuo.

Las crisis provocan frustración, estados de ansiedad, agotamiento, confusión y sentimientos de desamparo, suelen tener un impacto negativo en la salud física, y por lo regular afectan el resto de las facetas de la vida.

No todos reaccionan del mismo modo ante una crisis, salir de ella depende especialmente de la calidad de la salud mental de la persona, y si antes de la crisis existía ya algún tipo de trastorno emocional, este puede agravarse.

En casos en los que el estado de crisis se prolonga en el tiempo y el individuo no consigue desarrollar una estrategia que lo devuelva oportunamente al equilibrio, se recomienda consultar un psicoterapeuta, con cuyo apoyo la persona podrá expresar los sentimientos que le provoca la crisis, examinar en detalle lo que está viviendo y planear soluciones efectivas.

fotos by pexel.com

Tags: , ,

Comments & Responses