Niños de padres que se separan


Si bien separaciones y divorcios son cada vez más comunes en el panorama social actual, eso no significa que dejen de ser un acontecimiento que introduce un cambio trascendental en el seno de cualquier familia, especialmente en aquellas que tienen hijos.

Y los niños siempre sufren la separación de sus padres, ya sea que lo manifiesten de algún modo o intenten esconder lo que sienten al respecto, puesto que se trata de algo que no solo rompe la rutina familiar, sino que además les provoca una serie de emociones negativas relacionadas con la pérdida y la inseguridad. Es por ello que incluso en los casos en los que los progenitores se separan de mutuo acuerdo, dispuestos a mantener una buena relación y hacer todo lo posible porque los hijos no se vean perjudicados, los menores viven la separación como una experiencia traumática que parte en dos su existencia.

La reacción de los hijos a la separación de sus padres se manifiesta de diversas formas, en dependencia de la edad y el carácter de cada uno; en tanto es posible que algunos hagan una serie de preguntas, intentando entender el motivo de la crisis, o insistan en tratar de juntar a sus padres de nuevo, se muestren agresivos, hiperactivos o, todo lo contrario, deprimidos y apáticos, e incluso con sentimientos de culpa, otros pueden tratar de manipular a los adultos con quejas o malestares injustificados, o comenzar a orinarse en la cama, presentar problemas para dormir, negarse a comer, etc.

Muchas veces el malestar de los hijos también se hace visible en el bajo rendimiento escolar, y en el rechazo abierto a que entren a formar parte de la familia personas que aparecen en el horizonte afectivo, como puede ser la nueva pareja de alguno de sus progenitores.

Cuando al niño se le hace demasiado difícil asumir los cambios inevitables que trae consigo la separación de sus padres, se recomienda acudir a un psicoterapeuta, que podrá dialogar tanto con el pequeño como con sus adultos, contribuyendo a preservar la salud mental de la familia y ayudándoles a atravesar este momento difícil sin que se rompan los vínculos tan necesarios de cariño entre padres e hijos…

Si usted se ha visto reflejado en este artículo, llámenos para concertar una cita: Recuerde que en el Mercy Behavioral Center podemos ayudarle.

Imagenes gratis por pexels.com

Tags: , ,

Comments & Responses