Que nadie sepa que estoy deprimido


Pesimistas que se escudan en lo que ellos llaman “la triste realidad de la vida”, gente que trata de sonreír para que los otros no se den cuenta de lo mal que se siente, que buscan pretextos para justificar la tristeza y el malhumor, y a ratos intentan ahogar la tristeza consumiendo alcohol o alguna otra droga: así suelen ser las personas que ocultan la depresión.

Que nadie sepa que estoy deprimido

Puede tratarse de individuos a los que se les educó en la convicción de que no hay que mostrar las penas delante de los demás, o que temen ser despreciados o convertirse en objeto de la burla ajena si confiesan que están deprimidos…

Lo cierto es que los depresivos que tratan de esconderlo creen por lo regular que en algún momento se verán libres de este trastorno emocional sin hacer nada para conseguirlo, y al paso de los días, en lugar de sentirse mejor su condición va empeorando: Síntomas como explosiones emocionales involuntarias, problemas de sueño, cambios más o menos drásticos en los hábitos alimenticios y tendencia a buscar alivio en el consumo de sustancias, así como la gradual pérdida de interés en los asuntos de la existencia, comienzan a desequilibrar su cotidianeidad sin que ellos se decidan a buscar ayuda, y si lo hacen se arrepienten inmediatamente después, como si fuera algo vergonzoso.

La depresión es un trastorno que mina la salud física, elimina el placer de vivir, atenta contra el desarrollo armonioso de las relaciones e influye de forma negativa en el desempeño laboral o estudiantil de la persona que la sufre, además de fomentar los pensamientos de autodestrucción, llegando incluso a provocar conducta suicida, y puede ser tratada con éxito por medio de psicoterapia y/o medicación, por lo que es imprescindible buscar ayuda profesional al respecto.

Si usted se ha visto reflejado en este artículo, llámenos para concertar una cita: Recuerde que en el Mercy Behavioral Center podemos ayudarl

Tags:

Comments & Responses