Tabaquismo y alcoholismo, dos adicciones muy comunes.


Fumar tabaco y/o consumir bebidas alcohólicas fueron durante mucho tiempo considerados hábitos normales y una parte importante de los placeres adultos, de ahí que ni el tabaquismo ni el alcoholismo comenzaran a ser vistos como adicciones peligrosas hasta hace realmente muy poco.

Y lo que complejizaba aún más el asunto era la abundante promoción de productos elaborados con tabaco o alcohol, que llegó a convertir su uso en un estilo elegante de vida, presentado no solo en anuncios sino además en el cine y la televisión, o en fotos de personajes famosos que aparecían en la prensa. El prestigio social del tabaco y el alcohol llegó a tal punto que individuos que hablaban con espanto de la drogadicción, eran ellos mismos adictos al tabaco o el alcohol y no lo tomaban en cuenta.

El tabaco provoca estragos en el organismo, afectando el sistema bronco-pulmonar y el cardiovascular, y se ha comprobado asimismo que es causa de diversos tipos de cáncer y predispone a la arterioesclerosis, entre otros padecimientos. En cuando al consumo excesivo de alcohol, este daña órganos entre los que se hallan el cerebro, el corazón y los pulmones, el hígado, los riñones y el estómago.

Todos conocemos casos en los que una persona recibe la recomendación urgente del médico de dejar de fumar o de beber, y pese a poner todo su empeño no puede conseguirlo, y lo que sucede es que ambos, tabaco y alcohol, son además sustancias adictivas, por lo que es difícil dejar de consumirlas una vez que el individuo se vuelve dependiente de ellas, incluso si de esto dependen su salud y su vida.

Otro efecto nocivo de tabaco y alcohol es la influencia que ejerce entre los menores de edad tener en casa alguien que fume o beba, hábitos que pasan a ser vistos como normales por niños y adolescentes, quienes imitarán al adulto en cuanto les sea posible; con el agregado de que el humo ambiental del tabaco afecta a aquellos que lo respiran, incluso si ellos mismos no son fumadores.

En la actualidad tabaco y alcohol forman parte de la lista de sustancias que pueden convertir a una persona en adicto, y existen terapias de diverso tipo que ayudan a recuperarse de sus nocivos efectos, previniendo recaídas y abriendo la posibilidad de un estilo de vida saludable, física y psicológicamente.

Si usted o un ser querido se ha visto reflejado en este artículo, llámenos sin falta para concertar una cita: En el Mercy Behavioral Center podemos ayudarle.
……………………………………………………………………………………………..
En Mercy Behavioral Center te ofrecemos servicios necesarios para tu recuperación, tales como terapia individual, familiar y de grupo, test de drogas, evaluación siquiátrica, referidos a grupos de apoyo en la comunidad y mucho más.

Nuestra misión es asistirte, brindarte apoyo para lograr tus objetivos y vivir una vida más sana y feliz.
Llámanos hoy para una cita al (305) 883-5188 y visítanos en nuestra página www.mercybc.com.

Tags: , ,

Comments & Responses